• Escuela Infantil Diventium

¿Cómo podemos actuar frente a la rabietas?

Actualizado: mar 17


¿Por qué los niños tienen rabietas?


Las rabietas suceden en nuestro cerebro primitivo y normalmente se dan por miedo, enfado, frustración y angustia por separación.


También tenemos los factores fisiológicos que suele ser por aburrimiento, sueño, cansancio, hambre. Cuando un niño está en plena rabieta es muy complicado dialogar con él, por lo que debemos esperar a que se le pase porque se bloquean y no son capaces de escuchar ni de razonar.

Entonces…¿Cómo podemos actuar frente a las rabietas?


Los niños necesitan que seamos cariñosos y comprensivos. Debemos conectar con ellos desde el respeto, a través de contacto físico, siempre que quieran, y con un tono de voz sereno. Debemos dejar que se relajen acompañándolos en todo momento, a no ser que nos digan lo contrario, hasta que se les pueda abrazar o hablar con ellos.


El comportamiento de los padres y educadores es la herramienta más poderosa que tenemos para ayudar a los niños pequeños.

A continuación, os damos una serie de estrategias basadas en la conexión y el respeto, en la cooperación y la solución de problemas. que esperamos os ayuden a prevenir las rabietas y ayudarán a los niños a entender qué les pasa y a sentirse acompañados en el proceso:

- Si es posible, adelantémonos a que se produzcan las rabietas. Conocéis a vuestros hijos, las rabietas suelen ser, en muchas ocasiones, por hambre, cansancio, sueño…

- Mantengamos la calma: aunque el niño grite, no elevéis el tono de voz ni os pongáis nerviosos.

- Validemos sus sentimientos: “veo que estas muy enfadado”

- Acompañemos su malestar, tranquilicemos y estemos “presentes” y respetemos su decisión si no quiere que estemos con él

- Jamás ignoremos, regañemos o hagamos sentir mal

- Ayudémosle a expresar y conocer sus sentimientos, porque sabiendo qué y cómo se sienten es mucho más fácil saber cómo actuar.

- Poneos a su nivel para hablar con él, a su altura, así verá vuestras expresiones y vuestros gestos. La comunicación no verbal es muy importante.

- Ofrezcamos alternativas: en caso de que el enfado vaya en aumento es conveniente ofrecerle otra actividad que le guste.

- Tiempo positivo para ambos. Cuando estamos muy enfadados, estresados, nerviosos… a veces nos gusta estar solos, a los niños les sucede lo mismo.

- Practiquemos la escucha reflexiva. Dejémosle que hable sin juzgar.

- Abracémosle, cuando el pequeño lo quiera. Cuanto peor se siente más os necesita.

- Tengamos una actitud comprensiva y cariñosa respetando que en principio no quieran el contacto físico. ¿Necesitas un abrazo?.


Debemos actuar pensando que el adulto es el ejemplo, es el modelo para el niño, por lo que nosotros debemos estar calmados para que el niño se calme, si nosotros gritamos y nos enfadamos, su rabieta irá en aumento.


- Obsérvenosle. Así conoceréis los intereses del niño y como gestiona sus emociones.

- Seamos amables y firmes al mismo tiempo. Esto es la clave de la Disciplina Positiva, ya que tenemos que poner límites, pero siempre desde la amabilidad, incluso mejor si esos límites son consensuados. Algunos no podrán serlo, pero la mayoría sí.

- Busquemos soluciones, junto al pequeño cuando todo haya pasado. Siempre se buscan soluciones, cuando conectamos con ellos y pueden razonar. poco a poco, iremos consolidando multitud de habilidades y aprendizajes.

- Confiemos en nosotros. ¡Podemos conseguirlo! .Pensad que estáis educando para el futuro y que poco a poco iréis viendo los frutos y de cada rabieta aprenderéis algo nuevo.

Después de la tempestad, llega la calma en forma de un bello arco iris, dibujando una sonrisa que nos colma de felicidad.


Almudena Zumel

Tutora de aula en Escuela Infantil Diventium


55 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo