• Escuela Infantil Diventium

¡Mi niño no quiere comer bien!

Actualizado: mar 17


Es muy normal que algunos niños no tengan tanto apetito como otros, sobre todo cuando se trata de algunos alimentos saludables como pueden ser las verduras y vegetales. La mayoría de las madres se mortifican cuando esto sucede y utilizan estrategias diferentes. En un mismo día pueden pasar desde la amabilidad hasta el regaño y a ofrecer premios y castigos.


Muy probablemente y para evitar conflictos empiezan a utilizar estrategias para distraer a los peques del momento de la comida, que para algunos se convierte en caos total; y les dan una Tablet, móvil o cualquier juego, como para que coma sin darse cuenta; al final todas estas conductas, pocas veces funcionan en el tiempo; ya que no solucionan el problema real, que es que la hora de la comida se convierta en un momento placentero, en el cual los niños lo disfruten y se alimenten equilibradamente, sin que ello se convierta en una lucha de poder.

A continuación, les ofrecemos 10 claves en las que se debe trabajar hasta lograr que, la hora de la comida, sea un momento agradable para la familia y que los peques puedan obtener la alimentación saludable que necesitan.

1. Crea un ambiente agradable para comer: Es recomendable que la familia pueda compartir por lo menos una comida al día, puedan conversar, contar alguna anécdota agradable y que muestren con ejemplo a los peques que es un momento de disfrute para todos.

2. Acostumbra a servir entre los alimentos, verduras o vegetales: No tengas la predisposición de que no le va a gustar, muchas veces se comete el error de advertirles algo sobre la verdura, incluso ofrecerles que si la comen le darán un postre; la idea es que los peques encuentren natural tener en su plato igual verdura como pasta; y que todos en casa disfrutan al comerla.

3. No insistas tanto con un alimento: Los niños cuando ven que insistimos mucho con un alimento, automáticamente tienden a rechazarlo. Incluso si lo que buscamos es que coman verduras, puedes ofrecer de 2 tipos y darle a elegir, en alguna oportunidad es conveniente pedirle una opinión, sobre todo cuando queremos que puedan ir comiendo vegetales o verduras, sin que esto se convierta en un momento de estrés.

4. Estratégicamente disfraza ciertos sabores: el sabor amargo de ciertos alimentos que son ricos en nutrientes como son las espinacas, acelgas, la cebolla, brócoli, influye negativamente para que los niños quieran consumirlo; se debe buscar alternativas para que eliminen el fuerte sabor.

5. No Debes obligarlo a comer: Al obligarlo caemos en una lucha que lo que va a conseguir es que el niño rechace más un alimento determinado y la hora de la comida se convierta en una guerra campal, lo cual es contraproducente para nuestro objetivo. El no obligarle incluye no chantajearle ofreciéndole intercambios.

6. Felicítale cuando come bien algún alimento que no quería comer antes: Es importante atender los comportamientos positivos de tu hijo y reconocérselos, de esta forma querrá repetirlos.

7. Crea un ritual en torno a la comida y síguelo: En la medida que su edad lo permita, estimula a que te ayude, lavarse las manos, poner la mesa, sentarse, ponerse el babero, agarrar la cuchara, etc.

8. Debes ofrecer los alimentos al niño, en el momento que tenga hambre: Vigilar que no haya estado picando antes, a veces es mejor alargar la hora de la comida que no ofrecerle comer sin hambre y lo que haga es rechazar porque se encuentra saciado.

9. Promueve la autonomía de tu hijo: permite que coma con su mano y su propio tenedor la cantidad que quiera comer, no importa mucho si se mancha o si se le cae, esto le dará más seguridad y lo hará sentir cómodo con el momento.

10. No preparar un nuevo alimento para que coma: Si el niño no quiere comer, e insiste que quiere otra cosa, le explicamos que esa es la comida que se preparó hoy y que todos en casa lo que vamos a comer. Aunque es recomendable cuando queremos que vayan introduciendo nuevos alimentos, hacerlo preparando comidas divertidas, también ellos deben aprender a aceptar que no siempre es así y sin alterarnos explicarles que debemos comer lo que se preparó.


Escuela Infantil Diventium





8 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo